El liderazgo del movimiento ambiental carece de diversidad étnica

Tenemos que darle crédito al movimiento ecologista por haber realizado enormes progresos en la protección del aire, agua, espacios abiertos, especies en peligro de extinción, y la protección de algunos recursos naturales. Pero el trabajo en las zonas pobres donde viven las minorías sigue olvidado. 

Tenemos que darle crédito al movimiento ecologista por haber realizado enormes progresos en la protección del aire, agua, espacios abiertos, especies en peligro de extinción, y la protección de algunos recursos naturales. Pero el trabajo en las zonas pobres donde viven las minorías sigue olvidado. Un factor que contribuye a este problema es que la mayoría de las fundaciones no proporcionan financiamiento a las nuevas organizaciones no lucrativas que se dedican a la defensa de las áreas olvidadas. En consecuencia, organizaciones ambientalistas ya conocidas. suelen recibir los grandes presupuestos. Al mismo tiempo, estas organizaciones contratan a personas conocidas para el trabajo del medio ambiente, pero en muchos casos el trabajo se centra en los aspectos de investigación científica o de póliza.

La Fundación Marguerite Casey pudiera dar el ejemplo si cambia los criterios de financiamiento establecidos y que solo ayudan a organizaciones ya conocidas.

La pregunta es: ¿cómo pueden las organizaciones afroamericanas, latinas o asiáticas conseguir financiamiento de la millonada que otorgan las fundaciones? cuando los grupos como Sierra Club, Natural Resources Defense Council (NRDC), Nature Conservancy, Audubon Society, Parques Nacionales y la Asociación para la Conservación (NPCA), Heal the Bay son las que acaparan grandes cantidades económicas.

Ninguna de estas organizaciones tienen en sus Juntas Directivas un ejecutivo de color. Si ellos lo consideraran, entonces sería un momento de inclusión para las minorías.

Necesitamos cambios fundamentales en la forma de cómo las fundaciones proporcionan el financiamiento y cómo las organizaciones ambientalistas pueden incluir a líderes competentes de grupos minoritarios. En muchas ocasiones, estas organizaciones tienen un estereotipo preconcebido totalmente erróneo de los líderes en las comunidades pobres. Desafortunadamente en muchas ocasiones a los aspirantes a puestos ejecutivos no se les da el trabajo porque tienen acento al hablar y muchas veces, ese acento es porque su primera lengua es el español. Esta situación es más común de lo que uno se imagina y generalmente a estas personas se les da una excusa vana y sin sentido para no contratarlos. Crear excusas para no contratar a un candidato es fácil, pero para colmo de males, cuando un activista competente solicita el empleo para financiar una organización y se le rechaza, en muchas ocasiones se le piden que se una a las organizaciones dominantes. Antonia Hernández, líder de la Fundación Comunitaria de California y Luz Vega-Marquis, líder de la Fundación Marguerite Casey pueden ser determinantes en el cambio. Ellas pueden ayudar a financiar a las organizaciones minoritarias y a los líderes que necesitan ayuda para establecer una organización sin fines de lucro.

Con solo proveer la ayuda de un abogado para hacer el papeleo, apoyar con una buena cantidad inicial, capacitación de liderazgo en el área no lucrativa, organización, recaudación de fondos y creación y gestión de un consejo administrativo se haría gran diferencia.

La Fundación Liberty Hill ya ha empezado con pequeños financiamientos a pequeñas organizaciones, pero necesitamos que las grandes fundaciones ayuden a los nuevos líderes que necesitan apoyo en la creación de una organización no lucrativa eficiente. The California Endowment, a través del liderazgo del Dr. Ross también ya empezó a apoyar los esfuerzos de activistas de grupos minoritarios. Las fundaciones pueden proveer las herramientas y recursos para ayudar a las comunidades pobres y hacer una verdadera diferencia a nivel comunitario y de política local. Muchos activistas no tendrán un doctorado en ciencias prestigioso, pero tienen la riqueza del espíritu, el corazón y su mente. Un individuo dispuesto a luchar por la justicia social con la ayuda de fundaciones comprometidas.Estos nuevos líderes pueden ser el grupo que lleve la batuta en la lucha nacional por un medio ambiente mejor, al mismo tiempo que alimentará los movimientos sociales eficaces.

Article originally published at http://hoylosangeles.com/weblogs/la-voz-de-un-activista/2014/feb/18/elliderazgo-del-movimiento-ambiental-carece-de-div/#.U-MQyYBdWvN